Comunidad Bahá'í de Colombia
El Santuario del Báb en el Monte Carmelo en Haifa, Israel – uno de los lugares más sagrados en el mundo para los bahá'ís.

Selección de escritos del Báb

En cantidad y calidad los Escritos del Báb son extraordinarios bajo cualquier parámetro. Solo durante los primeros cuatro años de Su Misión, escribió más de medio millón de versos, el equivalente a 80 libros del tamaño del Corán. El Báb escribió numerosas cartas, inclusive al Rey de Irán, Muhammad Shah, y a todos los principales clérigos del país. Durante la primera etapa de Su Misión, el Báb escribía, por lo general, de Su puño y letra. Más tarde, dictaba los versos a un secretario.

A continuación se presenta una pequeña selección de citas, y se incluyen algunas de las oraciones y versos favoritos del Báb.

¿Quién puede librarnos de las dificultades salvo Dios? Di: ¡Alabado sea Dios ¡Él es Dios! ¡Todos somos sus siervos y todos nos atenemos a su mandato! Selección de los Escritos del Báb, p. 247

 

Despójate de todo apego a cualquier cosa que nos sea Dios, enriquécete en Dios prescindiendo de todo lo demás, excepto de Él, y recita esta oración: Di: Dios satisface todas las cosas por sobre todas las cosas, y nada en los cielos o en la tierra o en lo que hay entre ambos satisface más que Dios, tu Señor. En verdad, Él en Sí mismo el Conocedor, el Sostenedor, el Omnipotente. Dalá’il-I-Sab’ih, Selección de los Escritos del Báb, p.145

 

Oh, Señor! Vuelvo hacia Ti en busca de amparo, y hacia todos Tus signos vuelvo mi corazón. ¡Oh, Señor! Ya esté de viaje o en mi hogar, en mi ocupación o en mi tra­bajo, pongo en Ti toda mi confianza. Concédeme, pues, Tú gracia abastecedora a fin de hacerme independiente de todas las cosas, ¡oh Tú, Cuya misericordia nadie supera! Confiéreme mi porción, oh Señor, según Tu voluntad, y haz que me sienta satisfe­cho con cualquier cosa que Tú hayas or­denado para mí. Tuya es la autoridad absoluta para ejercer el dominio. Selección de los Escritos del Báb, p. 222

 

La oración más aceptable es la ofrecida con la máxima espiritualidad y resplandor; su prolongación no ha sido ni es bienquista de Dios. Cuanto más pura y desprendida sea la oración, tanto más aceptable es la presencia de Dios. Bayán Persa, Selección de los Escritos del Báb, p.100

 

Es oportuno que, al cabo de su oración, el siervo suplique a Dios que confiera misericordia y perdón a sus padres. Bayán Persa, Selección de los Escritos del Báb, p.117

 

Yo soy el Punto Primordial a partir del cual han sido engendradas todas las cosas. Yo soy la Faz de Dios Cuyo esplendor nunca podrá ser oscurecido, la Luz de Dios, Cuyo brillo nunca se empañará... Epístola dirigida a Muhammad Sháh, Selección de los Escritos del Báb, p.30

 

La sustancia con la que Dios Me ha creado, no es la arcilla de la que otros han sido moldeados. Él Me ha conferido lo que los sabios del mundo nunca podrán comprender, ni los fieles descubrir... Epístola dirigida a Muhammad Sháh, Selección de los Escritos del Báb, p.29

 

Es mejor guiar a una sola alma que poseer todo lo que hay en la tierra, pues mientras esa alma guiada permanezca bajo la sombra del Árbol de la Unidad divina, él y aquél a quien guió serán los beneficiarios de la tierna misericordia de Dios, en tanto que en la hora de la muerte cesará la posesión de las cosas terrenales. El sendero de la guía es camino de amor y compasión, no de fuerza y coacción. ¡Tal ha sido el método de Dios en el pasado, y así continuará siéndolo en el futuro! Bayán Persa, Selección de los Escritos del Báb, p.99

 

El señor del universo nunca ha suscitado profeta, ni ha hecho descender Libro alguno, sin que haya establecido una alianza con todos los hombres por la que emplace a la aceptación de la Revelación y del Libro siguientes, por cuanto las efusiones de Su generosidad son incesantes e ilimitadas. Bayán Persa, Selección de los Escritos del Báb, p.109

 

Volver al comienzo