Comunidad Bahá'í de Colombia

Casa de Adoración Bahá'í

“…sus puertas estarán abiertas a todas las naciones y todas las religiones… Sus puertas serán abiertas de par en par para la humanidad, sin prejuicio hacia nadie, con amor hacia todos...” - ‘Abdu’l-Bahá

La Casa de Adoración es un lugar de encuentro que promueve la unidad a través de la participación en actos de oración y servicio en un ambiente sereno y desprovisto de rituales o ceremonias. Este espacio tranquilo y acogedor ofrece a todos “un refugio para la más profunda contemplación de la realidad espiritual y de las cuestiones fundamentales de la vida, incluida la responsabilidad individual y colectiva para el mejoramiento de la sociedad.”

Es un lugar “de reunión donde diversos pueblos, diferentes razas y almas de toda capacidad puedan congregarse para que el amor y la unidad se manifieste entre ellos.”

Cada Casa de Adoración tiene su propia arquitectura distintiva influenciada por el paisaje y la cultura local. Cada una de ellas tiene también elementos que reflejan la creencia bahá'í: un diseño circular y nueve entradas que dan la bienvenida a las personas de todas las procedencias; una cúpula que cobija a todos bajo el amparo de un solo Dios; y hermosos jardines que reflejan la unidad en la diversidad.

Puesto que despierta sentimientos espirituales y de admiración y respeto por lo sagrado la Casa de Adoración tiene influencia profunda en la vida de la gente de la comunidad donde se encuentra. Y cuando las fuerzas espirituales que de allí emanan interactúan con esas que brotan de los actos puros y nobles de quienes están a su alrededor, son capaces de enriquecer las relaciones en todos los espacios de la vida comunitaria.

En este momento existen ocho Casas de Adoración continentales, ubicadas en Alemania, Australia, Chile, Estados Unidos, India, Panamá, Samoa y Uganda. Asimismo, unidas a la Casa de Adoración en Norte del Cauca, Colombia, están floreciendo Casas de Adoración en regiones del mundo tan diversas como Papua Nueva Guinea, República Democrática del Congo, Camboya, Kenia y Vanuatu. En estos y en muchos lugares más, las comunidades bahá'ís están cultivando un "espíritu devocional que se expresa en reuniones de oración y en un proceso educativo que fortalece la capacidad de servicio a la humanidad."


Dedicación de la Casa de Adoración Bahá'í