Comunidad Bahá'í de Colombia

Comunidad galvanizada a medida que avanza la construcción del Templo

16 de noviembre de 2017

AGUA AZUL, Colombia - La Casa de Adoración local bahá'í en el Norte del Cauca está surgiendo de la tierra, claramente visible para las comunidades que han estado esperando su llegada.

La ruta diaria de autobús de Christina Mosquera desde Santander de Quilichao a Puerto Tejada pasa por Agua Azul y por el sitio del Templo. A menudo escucha a los viajeros de la ruta, muchos de ellos de pueblos vecinos, preguntándose sobre el edificio en construcción. "Preguntan si se trata de un hospital, de un centro de recreación o de una escuela", dijo la Sra. Mosquera, una bahaí de la región que ha estado involucrada en el trabajo del proyecto de reforestación en el terreno del Templo.

La creciente conciencia está conectada con el reciente progreso significativo en la construcción de la Casa de Adoración. La estructura se ha vuelto mucho más visible a aquellos que cruzan el camino debajo del sitio del Templo, a pie, en autobús, o de otra manera. El edificio central del Templo es ahora una forma tangible: se ha terminado la estructura de hormigón y se han levantado nueve mástiles de madera. Los mástiles forman la cúpula interior de la Casa de Adoración y están coronados por un anillo de acero en el que se encajará el Nombre Más Grande.

Los lazos de unidad y cooperación se han fortalecido en el Norte del Cauca a través de esfuerzos para construir el Templo y fortalecer la vida comunitaria.

Todos los días, a través de la ventana del autobús, la Sra. Mosquera ha observado el avance de la construcción del Templo desde que comenzó en enero. A la luz de la creciente curiosidad sobre la estructura, se organizó con los conductores de su autobús para poder compartir información sobre el Templo con sus compañeros de viaje. El autobús a menudo desacelera mientras pasa por la propiedad para que ella tenga tiempo de hablar sobre la Casa de Adoración.

"Les digo que allí se está construyendo la Casa de Adoración, un centro para que todas las almas se conecten con Dios, se conecten con el creador", dijo la Sra. Mosquera. "La gente pregunta si todos pueden venir a la Casa de Adoración, y yo les digo que sí, todos pueden venir y orar."

Los lazos de unidad y cooperación se han fortalecido en el Norte del Cauca a través de los procesos puestos en marcha por el proyecto del Templo y las dinámicas actividades de construcción de comunidad en las aldeas y pueblos de los alrededores. Durante las recientes celebraciones del bicentenario del nacimiento de Bahá'u'lláh, las numerosas festividades de la aldea atrajeron a cientos de personas a actividades que iban desde actos de servicio, como plantar 200 árboles, hasta invitaciones a la oración y al culto comunitario.

Una Casa de Adoración expresa la coherencia entre el ambiente natural de la región y la vida de la comunidad. Esta relación se simboliza más visiblemente a través del diseño del Templo, inspirado en la mazorca de cacao, una planta que crece abundantemente en Colombia. Sin embargo, muchos aspectos del proyecto del Templo se esfuerzan por evidenciar esta unidad a través de sus sistemas: se han hecho esfuerzos para que la Casa de Adoración y sus estructuras auxiliares, por ejemplo, reciban entre el 70 y el 100 por ciento de su energía de sistemas de paneles solares.

En el terreno donde se encuentra la Casa de Adoración hay un bosque donde la comunidad ha estado llevando a cabo una iniciativa para reintroducir vegetación nativa en el área. Anteriormente, la flora natural había sido diezmada por años de plantaciones de monocultivos, pero en los años posteriores al inicio del proyecto de reforestación, se han recuperado varias plantas, algunas de las cuales se creía que se habían perdido casi por completo en la región norte de Colombia.

"El Templo es un proyecto único", dijo el periodista Raúl Chará en una reciente conferencia de prensa. "En un momento de tantas crisis en la región y en el mundo, la Casa de Adoración Bahá'í se distingue por su potencial para el bien social."


Fuente: BWNS.

http://news.bahai.org/story/1222/