Comunidad Bahá'í de Colombia

El Bosque Nativo

“Necesitamos un cambio en el corazón, formular de nuevo todas nuestras concepciones y dar una nueva orientación a nuestras actividades. La vida interior del hombre, al igual que su medio ambiente externo, deben ser remodelados si se ha de conseguir la salvación humana.” Escritos bahá’ís

Los Escritos bahá'ís describen a la naturaleza como una emanación de la voluntad de Dios: “En su esencia, la Naturaleza es la encarnación de Mi Nombre, el Hacedor, el Creador.” Comprender la naturaleza como un reflejo de la majestad de Dios y una expresión de Su propósito conlleva un profundo respeto por el mundo natural, éste es un fideicomiso divino del que somos responsables todos los miembros de la familia humana.

El proyecto del bosque nativo es una extensión de la Casa de Adoración del Norte del Cauca. Busca aportar al fortalecimiento y desarrollo del concepto de la Casa de Adoración, en especial a la manera como se conjugan la adoración y el servicio.

Caminar por el bosque nativo permitirá apreciar la perfección, la belleza y la diversidad de la creación, y reflexionar sobre los atributos del Creador.

Este proyecto ha generado gran interés y una amplia participación por parte de las comunidades aledañas a la Casa de Adoración. Para los habitantes de la región, el bosque nativo contribuye a la recuperación y preservación de la riqueza de la naturaleza en la zona y es un símbolo del esfuerzo colectivo por contribuir al progreso de toda la comunidad. También es una invitación para que cada persona, en su propio entorno, se vuelva un promotor de siembra de árboles en la región y un guardián de la diversidad. A través de un banco de especies, una huerta de plantas medicinales y un vivero, se ayudará a la restauración de muchas especies nativas que desempeñan un papel importante en la recuperación del paisaje natural, riqueza y diversidad del ecosistema de la región.

Se espera que el bosque nativo llegue a ser también un lugar de paz y tranquilidad, donde los visitantes puedan meditar, disfrutar y caminar, donde las familias puedan pasear con sus niños y donde los profesores de los colegios de la región puedan traer a sus alumnos para aprender sobre la importancia de contribuir al cuidado y protección del medioambiente y llegar a apreciar y estar agradecidos por todo lo que el mundo natural nos brinda.

"No podemos separar el corazón humano del medio exterior y decir que, una vez hayamos reformado alguno de los dos, todo mejorará. El hombre es orgánico con el mundo. Su vida interior moldea el entorno y él mismo es profundamente afectado por éste. El uno actúa sobre el otro y todo cambio permanente en la vida del hombre es el resultado de estas reacciones mutuas."Escritos bahá’ís